Blog

Obligatoriedad del seguro del hogar

Obligatoriedad del seguro del hogar

Cuando tenemos una casa propia empiezan las dudas acerca de muchas cosas y una de ellas es la obligatoriedad de asegurar la vivienda.

¿Cuándo es obligatorio el seguro del hogar?

 De manera general, asegurar una vivienda no es algo obligatorio. Solo existe un caso en que es obligatorio, cuando contratamos una hipoteca. En este sentido, el banco con el que firmas la hipoteca puede obligarte a contratar algún tipo de incendio, como puede ser el de incendio. En otros casos, nos fuerzan a contratarlo porque nos supone una disminución en la cuota de la hipoteca.

En ocasiones, en los contratos de alquiler nos obligan a contratar este tipo de seguros. Si bien la ley no obliga a esto, un contrato de alquiler es un acuerdo privado entre dos partes y puede estipular cualquier tipo de cláusula que no sea contraria a la ley de arrendamientos urbanos.


Recomendación del seguro del hogar

Pese a que no es obligatorio, mucha gente contrata seguros del hogar, para estar cubiertos ante incidentes como incendios o robos.

Sin embargo, antes de contratar cualquier seguro, es necesario ver qué coberturas tiene el seguro y preguntar por toda la letra pequeña. Otro aspecto a tener en cuenta es la diferencia que se hace en un seguro entre el continente (paredes, techos, suelos, instalaciones fijas) y el contenido (todo lo que hay dentro de la vivienda).

En este sentido, existen diferentes tipos de pólizas: de continente, de contenido, con daños a terceros, etcétera. Cada tipo de seguro posee unas coberturas y condiciones.

La diferencia entre un seguro y otro determinará el precio de la prima mensual que paguemos. Esta prima también dependerá del valor de la vivienda. Es importante no infravalorar el valor de nuestra casa ni contratar simplemente coberturas básicas para pagar menos de prima. Si hacemos esto y ocurre algo grave, el coste será mucho mayor que si lo tuviéramos asegurado.


¿Cuáles son los problemas más comunes?

 Al contratar un seguro en la gestión de alquiler se pueden dar diferentes malentendidos, entre los que destacan las franquicias. En este caso, el seguro nos cubren hasta un límite de dinero y, a partir de ahí, deberemos pagarlo nosotros. Otro problema son los baremos internos que algunas compañías aplican a la hora de calcular las indemnizaciones.

Además, en ocasiones el lenguaje de los contratos de seguros puede ser incomprensible.

 

 

Ayuda Bufetes de Abogados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR
Aviso de cookies