Blog

¿Puede el propietario poner fin al contrato de arrendamiento?

blog derecho abogados

¿Puede el propietario poner fin al contrato de alquiler?

Cuando un propietario decide alquilar su inmueble, aunque sigue manteniendo su titularidad, está cediendo su uso y habitabilidad a un inquilino a través de la firma de un contrato de arrendamiento por un tiempo determinado.

Por lo general, la mayoría de este tipo de contratos tiene una vigencia de un año desde el momento de su firma, por lo que el propietario no podrá exigir la culminación del mismo antes de tiempo, a menos que cumpla con algunas de las razones expresamente previstas para ello y amparadas por la ley.

Puede el propietario poner fin al contrato de arrendamiento

Con la entrada en vigor de la reforma de la Ley de Arrendamientos Urbanos (LAU), uno de los cambios más significativos ha sido el establecimiento de las facilidades para abandonar la vivienda y el cese del contrato por una de las partes. Entre las principales causas por las que un propietario puede poner fin al contrato de arrendamiento suscito, encontramos:

Fin de la vigencia del contrato

Es una de las causas más obvias, ya que el plazo acordado por las partes para el desarrollo del contrato ha expirado, y en caso de no pactarse una renovación o extensión, el inquilino deberá abandonar el inmueble.

Por incumplimiento de obligaciones y cláusulas

Con la firma del contrato, el arrendatario se compromete a cumplir con las clausulas pactadas por el propietario. La desobediencia de estas obligaciones puede facultar al arrendador para poner fin al documento firmado por ambas partes.

La nueva ley reconoce las siguientes circunstancias como motivos para la culminación del contrato de arrendamiento:

  • Si el inquilino no paga su renta, fianza u otro importe o cuota pactada dentro del documento.
  • Por el subarrendamiento o la cesión de la vivienda a terceros por parte del inquilino, sin contar con el consentimiento del propietario.
  • Si el inquilino ocasiona desperfectos en la vivienda o si realiza obras sin la aprobación del arrendador.
  • Si el arrendatario realiza actividades molestas en el inmueble, insalubres, nocivas, peligrosas o ilícitas. Ejemplo de ellas; molestar a los vecinos con música a alto volumen o la acumulación de basura dentro y fuera de la vivienda.
  • Cuando el inquilino no utilice la propiedad para satisfacer su necesidad permanente de vivienda.

Uso de vivienda permanente por parte del propietario

De acuerdo a lo expresado por la nueva legislación, para contratos suscritos a partir de junio de 2013, transcurrido el primer año del mismo, el propietario podrá darlo por finalizado cuando éste necesite el inmueble alquilado para destinarlo como su vivienda principal. En este caso, el arrendador deberá comunicar a su inquilino la decisión con dos meses de antelación, quien se verá obligado a abandonar la propiedad en el plazo acordado.

Para los contratos firmados antes de junio de 2013, el propietario podría apelar a este motivo para rescindir del arrendamiento, sólo si manifestó en el documento, de forma expresa, el posible uso futuro de vivienda.

Cuando se resuelve el derecho del arrendador

Puede ser motivo de finalización del contrato de arrendamiento si durante su vigencia se resuelve el Derecho de Arrendador y se da paso a la enajenación del inmueble como resultado de una ejecución hipotecaria.

En caso de que el contrato de arrendamiento hubiese estado inscrito en el Registro de la Propiedad correspondiente con la antelación a la resolución del Derecho del Arrendador, entonces el alquiler continuará por la duración pactada en el documento suscrito.

 

Ayuda Bufetes de Abogados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR
Aviso de cookies